Burnout – Shake your bones

 

Cuando me hacen la típica pregunta de… ¿Cómo te va por el hospital? Yo suelo responder medio en serio medio en broma con un “pues ya ves, cada vez trabajando más y cobrando menos” a lo que suelo añadir “Y llorando con un solo ojo, que por lo menos tengo trabajo”.

Desde que en Mayo de 2010 el ejecutivo de Jose Luis Rodriguez Zapatero anunciara la primera bajada de sueldos que sufrimos los trabajadores de la función pública, se han venido sucediendo una serie de recortes salariales (llegados tanto de la administración central como de la autonómica y tanto por el lado del PSOE como del PP) que en el caso de los trabajadores de mi hospital ha supuesto una importante pérdida de poder adquisitivo, un aumento de horas de trabajo (o una disminución de las vacaciones, llámelo usted como quiera… el caso es que para poder tener las mismas vacaciones de siempre ahora tengo que hacer de forma “gratuita” del orden de 7 a 10 turnos extras al año) y un importante aumento de la presión asistencial.

Si a eso le sumamos que estas nuevas condiciones se están aplicando de manera desigual en distintas administraciones (hay sectores de la función pública en los que permiten trabajar ½ hora más al día, pero en mi caso concreto nos obligan a “devolver horas” en turnos completos) la cosa no pinta mucho mejor. Por no decir que no quiero entrar a valorar el tipo de contratación que se está llevando a cabo con el personal interino (por lo menos en el caso de la sanidad en Andalucía), porque eso ya es de juzgado de guardia…

Visto este panorama tan alentador… creo que hoy es el día perfecto para traernos a esta sección de mi blog a uno de mis grupos favoritos. Hoy bailaremos con Green Day a ritmo de su “Burnout”. Es verdad que podría haberme traído casi cualquiera de los clásicos del trío (ahora reconvertido en cuarteto) de Berkley, pero creo que esta canción recoge perfectamente la idea del tan conocido síndrome del “quemado” (burnout) que sufren muchos profesionales, especialmente en el sector sanitario.

Para los que os guste la música tan solo os apuntaré que burnout es la canción que abre su 3º disco de estudio (Dookie), el primero que firmaron con la multinacional Warner music, a través de su filial Reprise Records, y que supuso el primer gran éxito internacional de la banda, a principios de los años 90 (si , si, decididamente me estoy haciendo viejo…). Como buen disco de punk tiene canciones cortas, muy rápidas (el disco entero dura apenas 32 min.) pero que inspiran un aire rebelde y juvenil contagioso y vivo, pese a la frustración que se observa en las letras de las canciones.

Aunque la letra de esta canción refleja la frustración adolescente de los miembros de la banda ante sus perpectivas vitales (I declare I don’t care no more, I’m burning up and out and growing bored), el mensaje es perfectamente extrapolable a la situación que viven muchos profesionales de la sanidad actualmente (Apathy has rained on me, Now I’m feeling like a soggy dream, So close to drowning but I don´t mind). A veces nos planteamos si merece la pena tanto esfuerzo y sacrificio a cambio de que cada vez te aprieten más las tuercas, con el consiguinete desgaste físico y mental que ello conlleva (I’ve lived inside this mental cave, Throw my emotions in the grave, hell, who needs them anyway).

Bueno, la respues a esta úlltima pregunta yo personalmente la tengo muy clara: claro que si, claro que merece la pena; pero no por la labor que hacen nuestro gestores (que deberían bajar más a “las trincheras” para conocer mejor la realidad de los profesionales a los que dirigen y encerrarse menos en sus despachos) sino por nuestro objetivo fundamental, primero y último: LOS PACIENTES. Todos los que os dedicais a la práctica clínica estareis de acuerdo conmigo en que la sonrisa de un paciente que se recupera de una lesión, que vuelve a realizar actividades que no había podido hacer en años o que se vuelve a caminar tras una lesión que lo había tenido inmovilizado durante meses hace que se nos olviden los recortes, las horas de más, lo informes y la carga asistencial…

Así que, como hoy es viernes… bailemos sin quemarnos demasiado pero dando mucho botes a ritmo de este trepidante burnout… ¡a mover el esqueleto!

#ILoveMyJob #ILovePhysio

Nota: como Bunout no fue single del disco Dookie, no hay video oficial, así os dejo la canción de un concierto en tokio de la gira “Awesome as F**K” 2009-2010. Si quereis escuchar el original aquí os lo dejo con letra y todo.

2 thoughts on “Burnout – Shake your bones

  1. Pingback: Dissident (disidente)- Shake Your Bones - Marketing de Camilla

  2. Pingback: Faint – Linking Park- Shake Your Bones - Marketing de Camilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *