All I Want for Christmas is You – Shake your bones

Como dice el villancico “esta noche es Nochebuena y mañana navidad…”, así que en la entrada de hoy me voy a permitir un pequeño capricho personal para felicitaros las fiestas.

Hoy he traído a esta sección de Shake your bones un villancico un tanto peculiar, y que me gusta no tanto por la letra como por las circunstancias personales que lo rodean.

El villancico que os traigo hoy es “All I Want for Christmas is You”, originario de Mariah Carey para su disco navideño de 1994 y versionado en multitud de ocasiones por todo tipo de artistas a lo largo de los últimos 20 años (buscando material para esta entrada he llegado a encontrar una versión de Mario Vaquerizo… Sin comentarios).

La versión que os he traído aquí es la de la BSO de la comedia romántica Love Actually. ¿y por qué? Bueno, por muchas razones; a nivel personal porque es una de las la primeras películas que ví con mi mujer (y por eso le tengo especial cariño). También creo que es de esas comedias románticas que hay que volver a ver de vez en cuando para darnos cuenta que no todo lo que nos rodea son malas noticias y malos rollos, y porque la peli tiene algunas escenas realmente memorables como la de Hugh Grant bailando por las escaleras o la de las cartulinas de navidad de Keira Knightley) Otra razón es porque uno de los protagonistas de la historia de hoy intenta conquistar a la chica que le gusta aprendiendo a tocar la batería (ahí me ha ganado…). Podría seguir así durante un buen rato pero prefiero volver a nuestra historia de hoy

A partir de aquí os adelanto que hago Spoiler (por si alguien no ha visto la película)

Vayamos al grano. Entre las muchas historias que se relatan en Love Actually hay una muy divertida de un niño cuya madre acaba de fallecer al inicio de la película y cuyo padre (Lian Neelson) está muy preocupado por el comportamiento de su hijo desde este suceso. Cuando se sientan a hablar sobre lo sucedido unas semanas más tarde, el niño le confiesa a su padre que no está así por su madre… sino que es porque está “enamorado” de una compañera de clase y que su amor no es correspondido. A partir de aquí los dos trazarán un plan para que Sam (Thomas Sangster) pueda conquistar a la chica más popular de su colegio.

Si hay alguna lección que podemos sacar de esta historia es que a veces hay que saber observar y no dar cosas por sentado, y que si sabemos estarnos calladitos y “escuchar” a nuestro interlocutor (escuchar que es mucho más que oir) probablemente éste nos dé información relevante que nos puede ser muy útil. Yo que soy un poco boca-buzón y que no se estarme callado ni debajo del agua trato de tomar la escena de la que os hablaba antes ( la podéis localizar alrededor del min. 35 de la película) como referencia para aprender a escuchar a las personas que tengo cerca.

Pues dicho todo esto…a mover el esqueleto a ritmo de Pop

¡¡FELIZ NAVIDAD!!

 

Por fin me compré el perrito (o cómo comenzar con un blog)

Siempre he dicho que tener un blog es como tener un perrito o una mascota; hay que sacarla a pasear, darle de comer, llevarla al veterinario… y probablemente esa era la principal razón por la que hasta ahora no me había atrevido a empezar con un blog propio, aunque ya llevase algún tiempo con la idea rondándome la cabeza.

Pero, ¿por qué ahora? Bueno, supongo que se han dado las circunstancias adecuadas y he visto que necesitaba dar un pasito adelante y compartir con los demás aquellas reflexiones que se me vienen a la cabeza sobre distintos temas en los que creo que de alguna u otra manera podré aportar mi granito de arena al movimiento de inteligencia colectiva en fisioterapia. ¿y cuáles son esas circunstancias adecuadas?

Continue reading