Empezando a trabajar la marca personal en fisioterapia

Hace un par de semanas, en uno de los cientos de interesantes debates que se abren a través de Twitter, Raul Ferrer hablaba sobre la pertinencia de contar al resto del mundo nuestra formación de postgrado como método de diferenciación para captar clientes. Tuiteamos y tuiteamos sobre “titulitis”, modelos de negocio, necesidades del paciente, marketing elemental a nivel profesional… y al final, el menda lerenda terminó comprometiéndose a escribir una entrada sobre el tema (la verdad es que el tema bien lo merece).

Una buena calidad en el trabajo ha de ser siempre parte de nuestra marca personal

Una buena calidad en el trabajo ha de ser siempre parte de nuestra marca personal

En una profesión como la nuestra en la que un altísimo porcentaje de los fisioterapeutas trabaja en la sanidad privada (entiéndase por sanidad privada una consulta a la que tienen que llegar los pacientes por voluntad propia, eligiendo esa clínica de entre un grupo de diferentes posibilidades y no porque sea la única elección que tienen, como ocurre en la seguridad social), es necesario mostrar un valor diferencial que nos haga llevarnos el gato al agua (es decir, llamar la atención del paciente y que nos elija en detrimento de otras posibles clínicas a las que acudir).

 Para conseguir ese objetivo debemos de trazar una estrategia, que será parte de nuestro modelo de negocio y que debe de tener como prioridad el conseguir ese primer contacto con el paciente (el que vuelva a visitarnos ya dependerá, entre otras cosas, de nuestro buen hacer clínico).

Como decía mi profesor Carlos Gutiérrez “no hay mala respuesta, sino mala argumentación” así que aquí os voy a dar mis argumentos de por qué creo que hay que mostrar claramente nuestra formación de postgrado al resto del mundo.

El paciente/cliente (si , si he escrito cliente, porque al fin y al cabo el paciente también es nuestro cliente, nos guste o no) puede llegar a nosotros por 2 vías:

1. Por referencias; lo que vulgarmente se conoce como el “boca a boca”. Si es ese el caso, ¡enhorabuena! porque el paciente llegará por norma general con una buena predisposición hacia nuestro abordaje clínico (independientemente de cual sea, seguramente a otra persona ya le fue bien con ese abordaje antes que a nosotros). A lo mejor esa referencia viene de otro profesional del sector (médico, enfermera, podólogo, T.O., otro fisioterapeuta…) en ese caso probablemente tenga mucho que ver que hayamos hecho los deberes con anterioridad y hayamos realizado un buen trabajo de networking (un tema sobre el que ya hablaremos en el futuro)

2 .Porque nos ha encontrado en algún sitio, y además hemos llamado su atención con respecto a otros centros de fisioterapia. Aquí es donde está el tomate ¿Dónde nos encuentran? ¿por qué nos eligen?
Independientemente de si hace mucho o poco tiempo que acabaste la carrera, seguramente ya habrás cursado (o estarás cursando) algún tipo de formación de postgrado; esa formación te va a especializar e algún tipo de abordaje o en algún tipo de patología en concreto ¿por qué no hacer ver entonces a tus posibles pacientes/clientes que tienes ese valor diferencial con respecto a tu competencia?

Otra cosa bien distinta es cómo mostrar ese valor diferencial. Si lo vemos estrictamente desde un punto de vista on-line, probablemente no tenga el mismo impacto hablar de ese valor diferencial de nuestro Currículum en la Fanpage de Facebook de nuestra clínica, que en nuestro perfil de LinkedIn o en nuestra Bio de Twitter. Como decía antes todo dependerá de lo que queramos conseguir y hacia quién estemos dirigiendo nuestros esfuerzos (en este caso concreto nuestro mensaje).

Para los que ahora mismo os estéis preguntando ¿pero no habíamos quedado en que nos dirigíamos al paciente/cliente para que nos encuentre y nos elija por encima de otras clínicas de fisioterapia? Os respondo: No necesariamente, o mejor dicho, no solamente. A lo mejor también es una buena opción trabajar la visibilidad entre mi entorno profesional para que sean estos los que me manden a un determinado perfil de paciente al que yo puedo atender con más garantías por mi especialización en una determinada materia.

Volviendo al tema on-line, otra cosa a tener en cuenta es el posicionamiento SEO de nuestros perfiles en redes sociales, de la web de nuestra clínica o de aquello que escribamos en nuestro blog… o mejor dicho ¿por qué palabra clave quiero que me encuentren? ¿Con qué quiero que se me relacione? Este eso algo que también nos da para una entradita interesante, así que me lo guardo en la recámara.

¿por qué rasgo queremos que nos reconozcan?

¿por qué rasgo queremos que nos reconozcan?

Todas estas cuestiones, junto a otras que veremos más adelante (benchmarking, campañas específicas, inversión de tiempo y recursos en objetivos nos visibles a primera vista…) van a ir conformando nuestra estrategia de marketing profesional, nuestro modelo de negocio y como no, nuestra marca personal.

 
Si hay algo que debéis tener claro es que los conceptos sobre los que estamos hablando hoy son estrategia
s a medio y largo plazo que pueden abracar gran parte sino toda una vida laboral, y por lo tanto hay que planearlas sin prisa, pero no dejar de trabajarlas.

9 thoughts on “Empezando a trabajar la marca personal en fisioterapia

  1. Pingback: Networking y congresos en fisioterapia y Salud

  2. Pingback: El mensaje termina calando. Construyendo mi marca personal.

  3. Pingback: Aprendizaje depurado... Content curation

  4. Pingback: La importancia del costumer experience. A próposito de tres casos.

  5. Pingback: Proud to be Spanish, Proud to be a Physio… El orgullo de pertenencia en fisioterapia - Marketing de Camilla

  6. Pingback: Imágenes en fisioterapia, repensando conceptos - Marketing de Camilla

  7. Pingback: Emprender o morir. Mi resumen de las jornadas - Marketing de Camilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *