Feminismo: cuando el cambio de paradigma está en nosotros mismos

Me ha parecido que hoy, en el día internacional de la mujer, es un buen momento para hablar de feminismo, de como yo lo entiendo, y de qué cosas podemos hacer para mejorar la situación actual de la mujer en algunos aspectos. Hace ya algunos meses que tenía este post en mente, pero ha sido este día internacional de la mujer el que me ha animado a sacar un rato para plasmar esos pensamientos en un post.

No es la primera vez que estribo sobre feminismo en este blog, pero como podréis comprobar a lo largo de este texto, en los últimos 4 años he evolucionado en mi forma de afrontar este tema.

El punto de partida para de esta reflexión sobre el feminismo lo sitúo en noviembre del año pasado, cuando me invitaron a formar parte de la mesa inaugural del congreso de la Asociación Española de Fisioterapeutas. Un evento al que acudía con mucha ilusión, pues sería mi reencuentro con muchos compañeros y amigos a los que hacía tiempo que no veía. El caso es que al poco de terminar el acto inaugural me encontré con este tuit que me hizo reflexionar mucho durante las siguientes semanas. Es verdad, en la mesa inaugural de un congreso nacional solo estábamos representados los hombres cuando actualmente, el 64% de los fisioterapeutas en España son mujeres. Bien es cierto que en casi todas las mesas del congreso había una buena representación femenina, incluso algunos paneles eran exclusivamente femeninos, pero la foto que quedó para la prensa, la imagen que queda, es una imagen no real, de una profesión liderada sólo por hombres (y para muestra, un botón) . En descargo de los organizadores del congreso, diré que en este caso fueron razones ajenas a ellos y problemas de agenda de algunas invitadas las que motivaron esta foto, pero eso no quita para que trabajemos buscando los mecanismos que permitan llegar a esa representación real de la mujer en todos los estratos profesionales, sobre todo en aquellos roles de liderazgo a los que aún tienen un acceso limitado.

Si echamos un vistazo a las dos citas más importante en el panorama fisioterápico en España en este 2020 vemos que el en congreso de la SEFID del pasado mes de Febrero apenas había un 13% de ponentes femeninas (3 mujeres de 22 ponentes) y el que el de Fisioterapia y Medicina del deporte del próximo mes de Mayo apenas supera el 20% (8 mujeres de 39 ponentes y en este caso solo participando en 2 mesas, 5 de ellas juntas en una misma mesa sobre deporte y mujer). ¿En serio no hay una sola fisioterapeuta en España capacitada para hablar sobre fisioterapia deportiva sin estar circunscrita a la práctica clinica en mujeres?. Los datos objetivos creo que muestran que aún tenemos mucho que avanzar en este sentido para conseguir un equilibrio de género en la representación de la fisioterapia en nuestro país.

Yo mismo he estado involucrado no hace tanto en congresos nacionales y os aseguro que en ningún momento se me pasó por la cabeza que fuera una responsabilidad mía como organizador preocuparme por el equilibrio de género en cuanto a los ponentes (pero nunca es tarde si la dicha es buena)

Todo esto nos debería llevar a las siguientes preguntas ¿Asumimos como normal que haya poca representación femenina en eventos que impactan en nuestra profesión?¿tienen las mujeres menos posibilidades de acceder a puestos de liderazgo?¿se visibiliza menos el rol de la mujer dentro de la fisioterapia?

Pero para empezar una reflexión seria y profunda lo primero es mirar hacia dentro e intentar deshacerse de los propios sesgos. Y en este sentido, cada uno de nosotros está marcado por su educación, el modelo de familia en que ha sido educado, su entorno laboral y social o incluso cómo sus valores religiosos pueden (o no) representar un sesgo a la hora de ejercer un feminismo activo. Incluso cuales son las necesidades sociales del a época en la que vivimos. En mi opinión, para ayudar a fomentar un modelo social en el que la mujer pueda ocupar el mismo lugar que el hombre, hay que estar dispuesto a reconocer que algunas cosas que nos han parecido normales durante toda nuestra vida, a lo mejor no lo son. Y para eso hay que hacer una reflexión tan profunda como amplia, que abarque prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida (familiar, laboral, social… incluso en la manera en la que nos comunicamos).

Quizás por eso mismo creo que el verdadero cambio de paradigma reside en que los hombres seamos capaces de asumir nuestro papel en el desarrollo de las políticas feministas. Por eso me parece tremendamente inspiradora esta cita de la web male champions for change que dice: “Todo comenzó con una idea simple: Necesitamos más hombres respetables y poderosos que den un paso adelante junto a las mujeres para construir un mundo con igualdad de género

Y si lo que quiero es ayudar a cambiar las cosas el primer paso era investigar cómo podía hacerlo. Me tomé entonces un tiempo para buscar material sobre el tema que pudiera compartir en este post para mostrar algo de valor añadido y que no quedase en un simple discurso filosófico. Y como el movimiento se demuestra andando… ¡allá vamos!

Volviendo al punto de partida de este post y en relación a la visibilidad de la mujer en eventos públicos os animo a que leáis propuestas como la que hace Owen Barder en la que se puede firmar un manifiesto para no formar parte de paneles y mesas de debate en las que sólo haya hombres. La parte de las preguntas frecuentes sobre el manifiesto es simplemente genial.

De la misma manera es muy interesante el documento sobre equilibrio de género en todos los foros, donde se argumenta desde distintas perspectivas la necesidad de implementar políticas de equilibrio de género y se dan algunas herramientas para levar a cabo esa implementación. En ese sentido os recomiendo también que le echéis un vistazo a la web de Gender champion donde encontrareis información interesaste sobre este tema.

Si nos vamos a una perspectiva más empresarial no estaría de más utilizar la herramienta de análisis de brechas en el empoderamiento de la mujer, para ver en qué grado una organización tiene a la igualdad de género de acuerdo a los siguientes 4 campos: Compromiso, implementación, medición y Responsabilidad.

Otro documento interesante desde el punto de vista empresarial es el estudio de liderazgo femenino de KPMG de 2015 donde se analizan las claves para alcanzar puestos de liderazgo para las mujeres.

Y si miramos al futuro a medio o largo plazo, creo que ejercer un feminismo activo pasa por ser capaces de educar a las futuras generaciones en igualdad de género. ¡Pero ojo! Que he dicho educar y no “adoctrinar” (que no es lo mismo) y desgraciadamente muchos de nuestros políticos parece que no entienden la diferencia entre estos dos términos.

En una época en la que veo a mi alrededor una demagogia brutal en temas tan sensibles como el feminismo, he de reconocer que me ha costado sentarme a escribir porque lo último que quiero es darle munición a alguien con una opinión polarizada sobre el tema. Pero hay momentos en los que hay que ser valiente y espero que este texto os lo parezca, en el buen sentido de la palabra, y siempre desde el respeto, porque como decía antes, el feminismo activo trata de confrontar, sino de integrar.

No voy a enrollarme más por ahora, así como hoy es domingo (día de sofá mantita y peli) os recomiendo para terminar una película que vimos ayer sobre feminismo activo “una cuestión de género”. Es un biopic basado en la vida de Ruth Bader Ginsburg, segunda mujer en ser nombrada jueza del tribunal supremo de EEUU y que abrió el camino para cambiar muchas leyes en su esfuerzo para conseguir una mayor igualdad de género en su pais.

Soy consciente de que este tema daría para escribir un libro entero, pero me parece que por ahora he cumplido con el propósito de este post. Si has llegado leyendo hasta aquí espero que hayas disfrutado de la lectura.

PD: Quiero agradecer la ayuda para escribir este post a Jonathon Kruger y a Freya Rodger, con quienes he tenido algunas conversaciones tremendamente inspiradoras que me han hecho interesarme e investigar sobre este tema y a Zulema Gancedo por pasarme mucha información sobre liderazgo femenino que he revisado cuando preparaba este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *