Flashback (o como afrontar el dolor crónico) – Shake your Bones

Antes de empezar este post quiero pedir disculpas a los que me han seguido desde que empecé a escribir en el blog hace ya 5 años, por haber estado más de 1 año sin publicar nada, pero los cambios en mi vida laboral me han tenido bastante entretenido como para inspirarme lo suficiente y sentarme a escribir tranquilamente. Mis más sinceras disculpas por ello. Pero lo importante es que ya estamos de vuelta y hoy precisamente además para una celebración.

Hoy, 8 de septiembre, celebramos el día mundial de la fisioterapia, y el tema elegido por la World Confederation for Physical Therapy para este año ha sido “El dolor crónico” y el papel que la fisioterapia tiene en ayudar a los pacientes a gestionar mejor y a mejorar de su dolor. 

Aprovecho para contaros que la celebración del día mundial de la fisioterapia coincide con la festividad de la virgen de la Victoria, patrona de Málaga mi ciudad natal, algo que a mí me hace siempre especial ilusión.

Y por aportar mi granito de arena (y porque soy un melómano confeso) he pensado que esta era una buena excusa para sentarme delante del teclado a escribir sobre dolor a través de la música, que siempre es una buena fuente de inspiración. Por eso hoy traemos a la sección Shake your Bones este “Flashback” de Dover, la banda madrileña liderada por las hermanas Llanos que nació en 1992 y se separó finalmente a finales de 2016 tras haber editado 8 discos. Flashback es la séptima canción del tercer disco de estudio de Dover “Late at Night”, considerado por la crítica como el mejor de toda su discografía. Un álbum de rock potente y con con auténticas maravillas como Cherry Lee o DJ entre sus canciones.

No es la primera vez que hablamos de dolor en este blog, pero si la primera vez que lo vamos a hacer en nuestra sección de Shake your Bones a través de una canción. Tampoco sé si es lo que tendrían en mente al componer esta canción, pero la realidad es que hay gran cantidad de alusiones al tema del dolor y de cómo puede sentirse alguien que padece dolor, sea por la razón que sea.

Porque el paciente con dolor crónico se considera alguien distinto a los demás, (Time will prove, I am not like you ). Ese dolor que padece no le deja hace una vida normal y es a lo único a lo que su mente vuelve cada vez que la limitación aparece (ten big bags of pain, that’s all I got from you). El dolor crónico puede ser tan limitante que termina aislando al paciente de su entorno social (I never call my friends, that’s what I´ve learned to do). Y lo peor de todo es no verle salida a esta situación y sentir que los demás no te comprenden (I need you just to tell me what to do! (it aches!)).

Si bien es cierto que la canción habla sobre el dolor que siente una persona a la que le han roto el corazón (Love aches! […] I can’t stand the pain) creo que es perfectamente extrapolable al dolor que puede llegar a sentir alguien que padezca cualquier tipo de dolor crónico, así como de todas esas actitudes de “evitación” que los pacientes con dolor crónico desarrollan (Could you close the door, my heart is frozen, I just got it new, they told me to keep it covered).

A fin de cuentas, el paciente lo único que desearía en el mundo es volver a aquella situación en la que no sentía dolor (you really need another flashback!)

Por lo que habéis podido leer hasta ahora en este post, el panorama no pinta un escenario nada alentador para el paciente con dolor crónico. Pero estaros tranquilos, porque afortunadamente más allá de esta canción y de la pesimista lectura que podamos hacer de ella, está la fisioterapia y el maravilloso trabajo que miles de fisioterapeutas realizan alrededor del mundo para ayudar a los pacientes a manejar su dolor crónico y a recuperase del él. Porque recordemos que “crónico” no significa “para toda la vida” sólo significa más allá del tiempo razonable para la curación de una lesión. También es importante recordar que cuando existe dolor crónico, no necesariamente tiene existir daño en el tejido.

¿significa eso que mi dolor no es real? En absoluto, todo dolor que percibe el paciente es real, aunque en el caso del dolor crónico, ese dolor no tiene que estar necesariamente causado por un daño en el tejido, sino por un proceso cerebral bastante más complejo. Entender esto es fundamental para que muchos pacientes comiencen su recuperación, y no hay mejor profesional que un fisioterapeuta para evaluarlos y proponer un plan de tratamiento con el que volver a conseguir la funcionalidad perdida y la disminución de ese dolor.

En fin, dicho esto y dejándoos con un mensaje positivo os invito que bailéis conmigo para celebrar el #WorldPTDay, a que os descargueis todos los materiales que ha editado sobre manejo del dolor la WCPT, pero sobre todo quiero terminar con un mensaje positivo, porque del círculo vicioso del dolor crónico también se puede salir y la fisioterapia juega un papel fundamental en ello. Por eso os dejo un fragmento de una preciosa canción del grupo Mexicano Maná que, si bien trata sobre la prevención del suicidio, creo que también os puede servir de inspiración para el tema que hemos tratado hoy.

Tú me salvaste del infierno
Volví a nacer
Cuando no creía nada
volví a creer
Sanaras mi pesar
TU AMOR LO VA VENCER
Me salvaste del infierno…

¡Feliz día Mundial de la fisioterapia a todos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *