Nobody´s Wife – Anouk –Shake your bones

Corría la primavera del año 2002 y andaba yo por Madrid durante mi último año de carrera cuando una tarde cualquiera, después de dejar a mi amiga Paty en el intercambiador de Moncloa y camino del colegio Mayor Elias Ahúja pasé por una tienda de discos de 2ª mano que había, creo que por Fernando el Catolico (o por alguna de aquellas calles de Argüelles…) Como tenía un rato libre aproveché para entrar un rato a mirar, pero no salí con las manos vacías… Había encontrado a muy buen precio un ejemplar del disco debut de Anouk (Together Alone) cuyo single principal “Nobody´s Wife” me encantaba desde que lo escuchase por primera vez unos 5 años antes, aun estudiando bachillerato.

El caso es que como hoy celebramos el día internacional de la mujer (o día internacional de la mujer trabajadora) no se me ha ocurrido mejor forma de celebrarlo que con esta canción de Anouk que tanto me gusta y que creo que ilustra perfectamente muchos de los sentimientos que grandes mujeres que han luchado por sus derechos intentaban expresar. Quería aprovechar también para reflexionar un poco sobre este tema y creo que este “Nobody´s Wife” de Anouk, puede ser un buen hilo conductor para mis pensamientos. Un tema este, que podría darnos para escribir unos cuantos libros, pero con dejaros mis reflexiones particulares a ritmo de rock en general (y al ritmo de Anouk , en particular) me conformo.

Por un lado y como hombre que soy, se me viene a la cabeza la tan manida pregunta de… ¿y por qué no un día del hombre trabajador? La verdad es que los datos están ahí, son los que son y en la actualidad, por lo menos a nivel salarial Vs responsabilidad, las mujeres siguen teniendo una menor retribución que el hombre realizando las mismas funciones en muchas empresas y su representación en puestos de responsabilidad aún no es todo lo deseable que debiera ser. Afortunadamente se está avanzando en esa materia, pero el avance es lento.

Si me preguntáis sobre mi opinión personal, creo que como siempre este problema se resume en una idea; educación. Educación para la igualdad entre ambos sexos, siendo conscientes de sus similitudes y sus diferencias, y buscando una igualdad real, basada en cuestiones reales sobre lo que se puede o no hacer y no en la demagogia a la que por desgracia nos tienen acostumbrados los partidos políticos.

Volviendo a la canción que os he traído hoy y si os fijáis un poco en la letra veréis que no tiene desperdicio ninguno. Para mí, habla sobre las ansias de libertad de una mujer (It’s too bad, but hey, that’s me, what goes around comes around, you’ll see) y de cómo, aunque intente seguir las reglas establecidas es plenamente consciente de su rebeldía de espíritu (I’m sorry but I ain’t gonna change my ways, you know I’ve tried but I’m still the same, I’ve got to do it my own way). Además Anouk nos muestra claramente la contraposición entre el sentimiento de culpa (I’m sorry for the times that I didn’t come home, left you lyin’ in that bed alone was flyin’ high in the sky when you needed my shoulder) y la necesidad de liberarse de su “prisión” en el modelo establecido (you’re like a stone hangin’ round my neck, see, cut it loose before it breaks my back, see, I’ve gotta say what I feel before I grow older).

¿Sentimiento de culpa por el desarrollo profesional?¿maternidad?¿reparto de las tareas domésticas? Aún nos queda un largo camino por recorrer hasta la igualdad, si bien hay que ser plenamente conscientes de que el modelo familiar que tengamos y que mostremos (de puertas para fuera y también de puertas para dentro) será sin duda alguna la piedra angular sobre la que nuestros hijos entenderán ese concepto de igualdad y podrán, o no, mejorarlo en la próxima generación.

Quizás porque sea un poco utópico, o políticamente incorrecto (o un adelantado a mi época quien sabe), no soy partidario de las leyes de paridad en listas políticas ni en consejos de dirección de las empresas, porque creo que en esos organismos tienen que estar los mejores profesionales y los más eficientes, no personas puestas en el sillón debido a un “cupo”. ¿Por qué no un consejo de ministros llenos de mujeres? Si son las más válidas en ese momento para dirigir el pais, por supuesto que si ¿Por qué no un consejo de dirección lleno de mujeres? Pues si son las que más rendimiento pueden sacarle a la compañía, por supuesto que si… (Llamadme utópico)

Siendo sanitario, un gremio que cada vez tiene una mayor presencia femenina, no podía menos que escribir algunas de estas reflexiones que este “Nobody´s Wife” de Anouk me ha traído a la cabeza. La sanidad ya es cosa de mujeres (me refiero al número de profesionales porcentualmente hablando) y lo va a ser aún más en el futuro, pero seguimos viendo pocas mujeres en puestos de responsabilidad sanitaria.

¿Tenemos los hombres miedo de las mujeres que tienen las ideas tan claras sobre su desarrollo y el lugar que deben que ocupar a nivel profesional? Anouk lo tiene claro (‘cause it ain’t the first time that a man goes insane, and when I spread my wings to embrace him for life, I’m suckin’ out his love, ‘cause I, I’ll never be nobody’s wife)

Por la parte musical poco puedo deciros aparte de que es una canción con una energía tremenda, que va de menos a más y con la que me es casi imposible no terminar bailando (o por lo menos haciendo un poquito de “air guitar” o de “air drums”). Anouk transmite pura energía durante el video… Curiosamente el video musical tiene 2 versiones oficiales, uno rodado en un acantilado (la versión más comercial, para mi gusto) y otro rodado en estudio, que es el que os dejo a continuación. En cualquiera de las 2 versiones la cantante neerlandesa Anouk es la total y absoluta protagonista del mismo, como hoy los sois todas esas mujeres que trabajáis para conseguir la igualdad en un mundo en el que aun se os niegan o recortan muchos derechos con respecto a los hombres.

Espero que disfrutéis tanto como yo con este temazo así que… ¡A mover el esqueleto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *