Sobre Jóvenes Fisios, Especialidades y Desarrollo en Fisioterapia

A principios de Septiembre salió publicado en la Revista de @Colfisio, de la que soy coordinador de contenidos, un artículo que escribí a cuenta de las cosas que, a tenor de mi experiencia, pienso que debemos tener en cuenta a la hora de decidirnos sobre una o utra form
ación de post-grado en fisioterapia. A continuación os reproduzco el artículo. Si queréis leerlo en su formato original aquí os lo dejo (pág.24)

 

Hace algunas semanas (a mediados de Julio si no recuerdo mal) coincidíamos algunos compañeros de mi unidad en el cambio de turno del hospital, y una fisioterapeuta algo más joven que yo le preguntaba su opinión a uno de los veteranos del equipo sobre sus posibilidades de formación de cara al próximo curso académico. Estuvimos hablando en una interesante tertulia (aunque solo durara 5 o 10 min.) en la que concluimos sobre la importancia de la búsqueda personal de abordajes y especializaciones dentro de la fisioterapia relacionados con el desarrollo personal de cada fisioterapeuta.

Tengo que reconocer que esa reflexión grupal que tuve la suerte de compartir con mis compañeros de hospital me dejó cavilando durante el resto del día y dio origen a estas líneas que ahora os escribo.

Creo que a estas alturas de la película nadie duda de que el futuro de nuestra profesión, teniendo en cuenta el amplio abanico de patologías y pacientes que tratamos pasa, entre otras cosas, por el desarrollo de las especialidades en la fisioterapia. Otro debate (en el que no entraré aquí) estaría en torno a cuales serían esas especialidades a desarrollar, pues aquí los criterios de unos u otros colegas de profesión aún difieren bastante; pero lo cierto es que hay bastante consenso con respecto al hecho de que el desarrollo de las especialidades en fisioterapia nos hará crecer como profesión, no solo con respecto a la sociedad, sino incluso dentro de la propia sociedad/estructura sanitaria, ayudándonos a conseguir aquel sitio que nos corresponde por derecho propio.

Pero dejando un lado el tema de las especialidades y volviendo a la consulta que mi compañera formulaba sobre sus posibilidades de formación me hago las siguientes preguntas. En un mercado tan saturado de formación de post-grado, con unos cursos que en general suelen ser caros y con la importante pérdida de poder adquisitivo a la que nos hemos visto sometidos desde que comenzó la crisis… ¿cómo sé que estoy realizando la elección correcta?

 

Aquí os dejo algunos consejos, de manera informal, que creo que os pueden ayudar en la toma de decisiones, especialmente indicados para los compañeros más jóvenes o para los que tenéis menos experiencia en formación postgrado.

1. Si ya tienes un puesto de trabajo más o menos estable (ya sea consulta propia o por cuenta ajena) plantéate qué herramientas terapéutica echas en falta en tu práctica clínica. Si ese no es tu caso, plantéate en qué campo te gustaría especializarte, para poder trabajar en un futuro en lo que más te guste.

2. Ten en cuenta tus características propias a la hora de elegir una formación. Me explico; plantéate en la experiencia que has tenido hasta ahora qué tipo de pacientes se te dan mejor (pediátricos, geriátricos, deportivos, neurológicos…) con qué tipo de técnicas te encentras más cómodo trabajando, cuales crees tú que se ajustarán mejor a tu práctica clínica diaria, etc… Bien es cierto que todo esto no tiene por qué condicionar en absoluto la elección que tomes, pero puede ser un buen punto de partida para los que os encontréis más perdidos.

3. Recuerda que la especialización puede abrirte las puertas de algún trabajo, pero también puede cerrarte las de otros (aquellos en los que no busquen eso que tú podrías ofrecer cuando te especialices). Por lo tanto pondera si lo que te interesa es una formación más generalista (por ejemplo cursos relacionados con la terapia manual propiamente dicha) o más especializada (por ejemplo tratamiento del suelo pélvico o trastornos de la ATM)

4. Aunque a la gran mayoría de los fisioterapeutas, lo que más nos gusta es el fragor de la batalla (es decir, la clínica y el trato con pacientes) no descartes la formación en investigación, pues tarde o temprano te va a tocar tener contacto con ella si quieres tener un verdadero desarrollo profesional en el campo de la fisioterapia. Bien es cierto que los más jóvenes ya traéis los conocimientos de investigación de serie (cuando yo estudié, y no hace tanto de eso, no teníamos ninguna asignatura de investigación en la carrera), pero de cara a realizar vuestra Tesis Doctoral probablemente os toque hacer antes un Master Oficial (en este sentido os recomiendo leer el artículo de Raquel Chillón, en el Nº82 de esta revista, pag 14).

5. No tengas miedo en cambiar tu forma de ver la fisioterapia, forma parte del proceso natural del desarrollo de cualquier fisioterapeuta. Ahora bien, eso no significa que andes toda tu vida profesional dando tumbos de un lado para otro recibiendo formaciones sin relación ninguna entre sí que no te van a aportar ningún valor diferencial con respecto al resto de tus colegas. Como escribía hace algún tiempo mi querido colega Rubén Tovar “Abre tu mente, pero no tanto como para que se te desparramen lo sesos”

6. Investiga un poco acerca de los docentes del curso que quieres realizar (quienes son, qué experiencia clínica tienen, cuanto tiempo llevan realizando docencia, si tienen alguna publicación relativa al campo de conocimiento en el que realizan la docencia…). Es muy fácil y sólo te llevará un rato delante del ordenador, y a cambio puedes obtener una información importante que te ayude a tomar la decisión correcta.

7. Busca referencias sobre la formación que quieres recibir. Probablemente sea mi pasión por los entornos 2.0 lo que me guie a darte este consejo, pero hay muchos canales on-line y redes sociales con gran presencia de fisioterapeutas en las que podrás encontrar información muy válida de otros fisioterapeutas que han pasado por esa misma encrucijada en la que te encuentras ahora. También les puedes preguntar directamente sobre tal o cual curso, docente o escuela de formación. La experiencia de otros usuarios puede ser interesante a la hora de tener referencias sobre la calidad científica de los contenidos, la calidad de los docentes o la seriedad y la profesionalidad de las distintas escuelas privadas y universidades a lo largo y ancho de nuestra geografía.

Dicho todo lo anterior, tan sólo espero que estos consejos os sirvan para para tomar la mejor decisión posible a todos aquellos que os estéis planteando iniciar algún tipo de formación de posgrado. Y recordad que os vais a seguir formando durante toda vuestra vida profesional, así que tendréis tiempo de sobra para repetir y depurar este proceso al que os enfrentáis ahora mismo. Seguro que con el paso de los años cada vez tengáis más claro qué es lo que queréis y lo que no, con respecto a vuestra formación.

One thought on “Sobre Jóvenes Fisios, Especialidades y Desarrollo en Fisioterapia

  1. Pingback: marca personal en fisioterapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *