Sobresaliente “Cum Laude”… Profesional

Antes de ayer se acabó Junio… Hace ya algunos días que acabó el curso lectivo y los estudiantes comienzan sus vacaciones de verano. En el hospital clínico universitario Virgen de la Victoria de Málaga, también hay alguien que antes de ayer acabó un ciclo. El martes acudió por última vez a su puesto de trabajo la Dra. Blanca Cabra de Luna, adjunta al servicio de anatomía patológica de ese hospital tras casi 40 años ejerciendo su labor en la sanidad pública malagueña y habiendo ejercido su labor profesional en todos los grandes hospitales de esta ciudad (Carlos Haya en sus inicios profesionales, Hospital Civil luego, para incorporarse al Clínico cuando abrió este sus puertas a finales de los años 80 y hasta el pasado martes).

Hace 2 días se jubiló, no sólo mi madre, sino una gran profesional que ha tratado de dar lo mejor de sí misma y de ponerlo al servicio tanto de sus compañeros de profesión como de los pacientes a los que ha atendido, dejando la puerta de su despacho siempre abierta a cualquiera que necesitase consultar alguna duda diagnóstica o una explicación más certera sobre alguna biopsia en concreto.

Muchas veces he hablado ya en este blog sobre la marca personal y de cómo los entornos 2.0 y las Redes sociales nos pueden ayudar a desarrollarla y mejorarla; pues bien, mi madre es el claro ejemplo de creación de una buena marca personal desde el 0.0, desde el boca a boca, desde el trabajo de su despacho, dejando que sus informes hablen por ella.

Jezz Bezzos (fundador de la todopoderosa Amazon) dice que la “marca personal” es lo que dicen de ti cuando no estás en la sala y sé que puedo poner la mano en el fuego y no quemarme cuando digo que la marca personal que ha construido mi madre a lo largo de su vida profesional, está compuesta sólo de adjetivos positivos. De hecho, hay una sensación que, primero durante mi niñez y luego a lo largo de mi etapa adulta he tenido cada vez que me he pasado a verla al hospital por cualquier motivo. La mirada siempre amigable de cualquiera de sus compañeros al verla pasar y la sensación de respecto profesional de todos ellos (o por lo menos de la gran mayoría… que idiotas y altaneros siempre hay en todos lados).

Profesional responsable y trabajadora infatigable, no sólo por la ejecución de su trabajo a través de las lentes del microscopio, sino por su paciencia y buen hacer a la hora explicarle a los residentes todo lo necesario para realizar un diagnóstico certero de cada una de las muestras que colocaban bajo la lente del mismo. Buena prueba de ello es que su tesis doctoral sea actualmente tomada como referencia por doctorandos de su servicio por su calidad metodológica.

Esto último me lleva a otro recuerdo que, si bien fue un punto de inflexión en la carrera de la Dra. Blanca Cabra, de alguna manera también me ha marcado a mi durante mi posterior carrera sanitaria…

Corría el invierno del 93 y yo, que por aquella época estaba más preocupado por jugar al balonmano que por mis estudios de 8ª de EGB (de hecho me escapaba de casa para ir a entrenar cuando mi padre me castigaba por suspender algún que otro examen) tenía una nota en mis manos que me daba permiso para salir ese viernes antes de clase. Nos recogió mi padre a mi hermano y a mí para llevarnos a la facultad de Medicina donde mi madre iba a defender su Tesis Doctoral. Recuerdo que posteriormente tardé semanas en aprenderme el título de aquel trabajo científico: “Valoración pronóstica de la actividad proliferativa celular del carcinoma de mama loco-regional“ (como diría aquel ministro ¡Manda huevos!) y también recuerdo que de lo único que me enteré durante toda la exposición fue cuando mi madre  decía “siguiente diapositiva por favor”. Atrás habían quedado 4 años de arduo trabajo con bandejas y bandejas llenas de “portas” que ella analizaba en su microscopio, de innumerables tardes de estudio y de búsquedas bibliográficas hechas a mano (en aquella época no existía pubmed…) Todo ello para que al final del acto un señor sentado en aquella mesa del tribunal se levantase y dijera: “Dra. Cabra, tras la deliberación de este tribunal, su trabajo ha obtenido la calificación de sobresaliente, cum laude”.

Ejemplar de la Tesis Doctoral de mi madre que me regaló meses antes de jubilarse

Ejemplar de la Tesis Doctoral de mi madre que me regaló meses antes de jubilarse

He de reconocer que he perdido una apuesta conmigo mismo al ver que mi madre se jubila sin que yo haya conseguido terminar mi tesis doctoral, pero también puedo decir que tengo una segunda oportunidad (doble o nada) en ver si soy capaz de conseguir terminarla antes de que lo haga mi padre… que lleva diciendo que está en ello algo así como 20 o 25 años (aunque ahora parece que por fin se lo está tomando en serio).

Pero volviendo a lo que nos ocupa, que nos es otra cosa que homenajear la trayectoria profesional de la Dra. Blanca Cabra, haré una última reflexión… el 30 de Junio se jubiló una gran profesional de la medicina; alguien que podría haber llegado, a poco que se lo hubiera propuesto, a una jefatura de servicio o incluso a una cátedra universitaria de anatomía patológica (capacidad y méritos no le faltaban, o lo aseguro), pero que prefirió anteponer a su familia, el cuidado y la educación de sus hijos y seguir la trayectoria profesional de su marido, antes que su propio desarrollo profesional. El hospital clínico ha perdido a una gran profesional y la facultad de medicina a una gran docente… pero en el otro lado de la balanza sus nietos ganan una abuela a tiempo completo que con un magnífico estado de salud se merece disfrutarlos plenamente y disfrutar de todo aquello que le pida el cuerpo esta nueva etapa de la vida.

Para terminar y parafraseando al presidente de aquel tribunal de Tesis Doctoral, puedo decir sin lugar a dudas, que la trayectoria profesional de la Dra. Cabra de Luna se merece un sobresaliente “cum laude”.

6 thoughts on “Sobresaliente “Cum Laude”… Profesional

    • Magnífico y cariñoso reconocimiento a una gran profesional y mejor madre. Enhorabuena, Pablo.
      Tienes un estilo alegre y cercano que atrapa y conmueve.Felicidades también para Blanca por su justa y merecida jubilación.

  1. Pablo, tu tía decana familiar por seguir el vocabulario universitario te felicita por dos cosas principalmente. primera por haber sabido expresar el cariño a tu madre, tu maestra y por haber expresado un deseo personal que tengo el que termines la tesis y yo pueda asistir a ella y escuchar del tribunal las mismas palabras que le dijo, a tu madre. Pableras como me gusta llamarte tan guapo y buen fisio… Enhorabuena. Abrazotes familiares poprque vosotros sois tres en uno, Crisa, Pablo y tú.

  2. Pablo Davó Cabra, incluso «cegado por la pasión», ha compuesto una merecidísima «laudatio» de su madre y maestra, que se lee y disfruta con emoción.
    Mi más ferviente enhorabuena para Blanca, José Mª Davó y Pablo. Que se animen estos dos a terminar sus tesis.
    Abrazos muy cálidos para todos y besos a los nietos.

    Alfonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *